Eusko Jaurlaritza - Gobierno Vasco

Departamento de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda

Euskadi.eus

Inicio

Estás en:
  1. Inicio
  2.  
  3. Eraikal
 
PUBLICACIONES
Fecha de publicación: 18/03/2010
EcoBrick: construir con desechos


En Alemania, investigadores del Instituto de Técnica y Administración Ecológica de la Universidad de Witten/Herdecke experimentaron con ladrillo calcáreo, al que le agregaron lodo para así formar un nuevo tipo de material de construcción: el EcoBrick. En los estudios de laboratorio, este ladrillo ecológico parece prometedor. Pero aún está por verse si es factible su producción en masa.

"El fango contiene material orgánico e inorgánico, en síntesis, arena y agua. Y lo que extraemos de allí es justamente el agua y la arena para emplearla en la fabricación de ladrillos", explica el profesor Karl-Ulrich Rudolph, del mencionado instituto.

El científico y sus colaboradores mezclan el lodo luego de un tratamiento especial con arena y cal, y hornean con él ladrillos. Las altas temperaturas descomponen las sustancias orgánicas en minerales y gases. Los gases forman burbujas microscópicas en el ladrillo, comenta el ingeniero en Medioambiente. Es por eso que un edificio construido con EcoBricks, o ladrillos ecológicos, gastaría la mitad de energía en calefacción o refrigeración que un edificio corriente, ya que los EcoBricks son similares a los ladrillos térmicos de cemento poroso.

"La idea es muy buena, y muchos centros de investigación se ocupan del tema, también en Japón", cuenta el profesor Armin Melsa, experto en técnicas depurativas de la Asociación Alemana de Tratamiento de Aguas y Desechos. Sin embargo, hasta ahora nunca ha funcionado del todo. Es necesaria mucha energía calórica para convertir el barro en ladrillos, ya que primero debe evaporarse el agua. El instituto de Witten intenta solucionar ese problema secando el lodo en una primera fase, para luego mezclarlo, en forma de granulado, con el resto de materiales en crudo.

Fuente: Enllave  Enlace externo, 16/03/2010

Euskadi, bien común